Recientemente, y, a raíz de un comentario sobre los intensos cambios que vivimos en los hábitos de compra y pago, un amigo me manifestó su preocupación por la pérdida de puestos de trabajo relevados por la tecnología.
 

robots-industriales

La revolución tecnológica ha llegado para quedarse, así que, lo que definitivamente no podemos hacer es quedarnos lamentándolo. Todo lo contrario, es necesario reciclarse, adaptarse a los nuevos paradigmas. Un mundo en el que hay muchas nuevas oportunidades. Eso sí, hay que verlas y aprovecharlas.

ROBOT-QUE-OPERA

 

 

La era digital está permitiendo que los puestos de trabajo menos deseables (las tres D inglesas; sucio, aburrido o peligroso) se vayan sustituyendo por autómatas. Hay un dato que circula sin soporte estadístico pero que puede ser cierto: los robots han adsorbido ya el 10% de los puestos de trabajo tradicionales. Desconocemos el ritmo de crecimiento en los próximos años, pero, sin duda, será acelerado. No hay que considerar solo el trabajo físico, incluye el trabajo intelectual.

RPA

En este contexto, encontré un  artículo en la sección de talento digital de El País, fechado el 3 de enero pasado, y firmado por Silvia Leal, que no tiene desperdicio. Aconsejo su lectura completa y sosegada, lleva menos de cinco minutos.

Está todo dicho ahí y poco tengo que añadir. La primera clave está en cambiar la mentalidad, los cambios siempre cuestan, salir de la aparente zona de confort. Otra de las claves radica en formarse adecuadamente antes de tomar decisiones, hoy es muy fácil y barato. Aprender a ser creativo. Las máquinas son capaces repetir lo que hacemos y, mejor y más rápido que el ser humano, pero no son capaces de crear, ahí es donde somos más competitivos.creatividad-niños

mano

 

 

 

El artículo muestra doce recomendaciones divididas en cuatro etapas. Me quedo especialmente con la última recomendación: “Saca tu humanidad”. Verdaderamente creo que es una carencia de la nueva sociedad. Ahí sí que no llegarán las máquinas.