Recientemente EL PAÍS ha editado un libro especial con motivo del 40 aniversario de su lanzamiento. Uno de los artículos viene firmado por Bernardo Marín, Subdirector del Área Digital del periódico, con el título de UNA REVOLUCIÓN PERMANENTE. El autor describe la situación de la prensa escrita en la vorágine de los cambios tecnológicos que están condicionando altamente la forma en que el usuario interactúa con los medios de comunicación.

ordenadoresNo voy a entrar en la situación del sector ni en su previsible evolución. Pero parte de los razonamientos son aplicables a cualquier actividad y merece la pena traerlos aquí para darnos de bruces con la realidad y tratar de asimilar la situación y la evolución a corto plazo: la tecnología está cambiando nuestra forma de vida.

Dice Marín:
“El futuro es digital, el presente es digital y conviene recordar a los despistados que parte del pasado también fue digital.” …/…

“Lo que es absolutamente seguro es que los productos digitales no existirán bajo las formas que hoy conocemos. Igual que el disquete desapareció y fue sustituido por el agonizante CD, es probable que la web, las aplicaciones, o tal vez los propios teléfonos móviles, sean elementos arqueológicos, o con suerte vintages, dentro de pocos años.” …/…gafas

“Los periodistas (todos nosotros, diría yo) tendremos que acostumbrarnos a trabajar en ese entorno incierto. Nadie podrá decir que ha hecho la transición digital, porque esa transición no se acaba nunca. El desafío es convivir con una revolución permanente. Como en la frase popularizada por Maro Benedetti, cuando creamos tener las respuestas volverán a cambiarnos las preguntas.”

En un artículo de fecha 12 de mayo de 2016, firmado por Ángel Luis Sucasas en EL PAÍS, dice: “Educación. Salud. Cultura. Política. Economía. Nada será lo mismo tras la transformación digital. Nada lo es ya. Políticos, empresarios, emprendedores, educadores, pensadores, gurús… Todos están obligados a repensar la sociedad, los mercados que la alimentan y las instituciones que las rigen con un cambio de paradigma que marca el pulso del siglo XXI: la transformación digital.”

 

 

Otro artículo, firmado por Beatriz Guillén, también en El PAÍS, de fecha 11 de mayo de 2016 lleva un título estremecedor “Todos los trabajos que no requieran creatividad van a desaparecer”

 

 

Esa es clave para no perdernos en el camino: la revolución permanente, perdemos las referencias, los modelos, todo es evolutivo y cada vez a mayor velocidad. Da vértigo pensarlo, pero es así.

REFERENCIAS

EL PAÍS 11/06/2016

El PAÍS 12/06/2016