Me ha ocurrido, tanto en la vida personal como en la profesional, que, a veces, he llegado a una oficina y he comprobado que es una organización lenta y pesada, siempre con cierta y mejorable eficacia, pero muy poco eficiente. Entonces pienso, ¿cómo los directivos de la empresa no toman medidas para mejorar la organización y la productividad?

He llegado a la conclusión de que es frecuente entrar en una situación de conformidad con lo asiduo, lo “normal”, y no se consideran las posibilidades de cambio, de mejora. Es muy fácil verlo desde fuera, sobre todo si vas con una mentalidad de revisión, pero no se ve desde dentro. Te miras al espejo todos los días y no te notas nada, hasta que alguien te dice que estás perdiendo el cabello, entonces te fijas y lo ves.

En la mayoría de las empresas hay mucho recorrido en productividad, en la mejora de los procedimientos. Para ponerlo de manifiesto creo que lo más adecuado es que alguien de fuera venga y revise la organización.

Evidentemente hay que hacerlo con una metodología adecuada. En este sentido me gustaría destacar el Modelo de Eficiencia Europeo promovido por la European Foundetion for Quality Management EFQM.

Se trata de una metodología que ayuda a evaluar al detalle el funcionamiento del sistema de gestión de una organización en comparación con los criterios del modelo. El objetivo es conseguir una gestión más eficaz y eficiente a través de la identificación de los puntos fuertes y puntos débiles, como parte de un proceso continuo de mejora.

Una vez implantado el modelo son los propios directivos los que realizan la autoevaluación a través del establecimiento de planes concretos de mejora que incluyen objetivos y herramientas a utilizar. En definitiva, se trata de conseguir “resultados excelentes en el rendimiento general de una Organización, en sus Clientes, Personas, y en la Sociedad en la que actúa”

El EFQM considera nueve conceptos: cinco son “Agentes facilitadores” (lo que se hace) y cuatro con “Resultados” (logros):

    • Liderazgo

      Esquema del modelo EFQM

      Esquema del modelo EFQM

    • Política y Estrategia
    • Personas
    • Alianzas y Recursos
    • Procesos
    • Resultados en los clientes
    • Resultados en las personas
    • Resultados en la sociedad
    • Resultados clave

Los criterios fundamentales que se miden en el modelo son ocho:

  • Orientación hacia los resultados.
  • Orientación al cliente.
  • Liderazgo y coherencia.
  • Gestión por procesos y hechos.
  • Desarrollo e implicación de las personas.
  • Proceso continuo de aprendizaje, innovación y mejora.
  • Desarrollo de alianzas.
  • Responsabilidad social de la organización.

 

Las organizaciones que implantan el modelo pueden solicitar su certificación, existiendo varios niveles o categorías.

La experiencia de implantación es muy positiva. Confíe en consultores experimentados para realizar la implantación del modelo. Lo importante es el recorrido metodológico que consigue, en la mayoría de los casos, un notable incremento de la eficiencia.